10 lugares para no perderse en el norte de Italia

El norte de Italia, una región amplia y bendecida con una geografía apabullante y toda una serie de ciudades históricas, ofrece, como Sicilia y el resto del país, infinitas posibilidades para el viajero, tanto para el que guste del arte y la cultura, como al que prefiera los paisajes y la naturaleza, y, cómo no, para el que viaje buscando las más exquisitas delicias gastronómicas.

A continuación van diez destinos que pueden configurar un viaje variado y completo.

1. Verona

Verona-2

Ciudad excelentemente situada para servir de inicio y de “campamento base” de cualquier viaje por la región (Venecia, Vicenza, Padua, Mantua y el lago de Garda están al alcance de la excursión de u día), Verona es una delicia punteada de calles encantadoras y monumentos, como el Castello Scaligero, las ruinas romanas o la célebre casa de Julieta.

Y a poco más de treinta kilómetros se encuentra el inolvidable Lago de Garda.

2. Padua

Basilica di Sant' Antonio - Padova, Italy

Muy cerca de Venecia, la histórica ciudad de Padua es sede de la impresionante basílica de San Antonio de Padua, que por sí sola ya merece una visita. Otros atractivos son el Palazzo della Ragione, la fantástica plaza del Prato della Valle, de época napoleónica, y la capilla de los Scrovegni, que conserva los frescos de uno de los iniciadores del Renacimiento, Giotto.

3. Vicenza

Basilica Palladiana, Vicenza

A medio camino entre Venecia y Verona, Vicenza es la ciudad de Palladio, el célebre arquitecto renacentista que la llenó de impresionantes edificios. Declarada Patrimonio de la Humanidad en 1994 por sí misma y en 1996 como centro de las villas palladianas, Vicenza recibe al viajero con un impresionante patrimonio y una belleza sin igual.

No hay que perderse la Villa Capra, la Basílica Palladiana, el Teatro Olímpico, la Catedral y las iglesias de Ara Coeli y de Santa Corona.

4. Venecia

Venezia di notte 10

Qué decir de La Serenissima. Centro turístico de nivel mundial, Venecia recibe cada año a millones de visitantes que esperan encontrar un paraíso en la tierra, y no salen defraudados. La ciudad de los canales por antonomasia juega en otra liga, y lugares como la piazza de San Marco o el puente de Rialto son iconos indispensables en la lista de cualquier viajero.

one thing to do in life

No conviene perderse, además de sus muchos monumentos (los dos citados, más la Galería de la Academia, el Palazzo Ducale, el Ca’ d’Oro, el Palazzo Contarini, la Basílica de San Marcos o la Iglesia del Redentore (obra de Palladio). Tampoco conviene olvidarse de las otras islas de la laguna, especialmente Murano, Burano y Torcello.

5. Milán

La segunda ciudad de Italia por población, Milán es capital del diseño y de la moda, y tiene, como toda ciudad italiana, una larga historia que la ha adornado de fabulosos monumentos.

Duomo di Milano

Por encima de todos el Duomo, la espectacular catedral gótica que corona la plaza del mismo nombre. Junto a él, la Galeria Vittorio Emmanuelle y el Palacio Real adornan una plaza que está entre las más impresionantes de Europa.

Quienes gusten del arte deben acercarse a la Pinacoteca de Brera y a la iglesia de Santa Maria delle Grazie, donde se puede ver la famosa Última Cena de Leonardo da Vinci. El Castello Sforza es otra visita ineludible.

Bergamo old city

Muy cerca, las ciudades de Bérgamo y Piacenza merecen también una visita.

6. Ferrara

Il castello estense

Durante siglos una ciudad menor, entre las grandes potencias que conformaban el mapa de Italia (Florencia, Milán, Venecia y Roma), Ferrara supo mantener su autonomía, gobernada por la familia de los Este, y fruto de ello son algunos monumentos verdaderamente impresionantes, como, sobre todo, el Castillo Estense, una fortaleza hermosa e imponente.

El Palazzo del Comune, el Palazzo della Ragione y el Palazzo dei Dimanti constituyen las visitas obligadas de esta ciudad (que es también Patrimonio de la Humanidad), junto con la también impresionante Catedral.

7. Rávena

san vitale, ravenna marts 2003

Un poco hacia el sur, en el norte de la Emilia Romaña, Rávena merece un desvío, pues aquí se encuentran algunos de los mejores mosaicos que se pueden ver en el mundo.

Los monumentos paleocristianos de Rávena (el Mausoleo de Gala Placidia, la Iglesia de San Vital, el Baptisterio Neoniano, la Capilla arzobispal, la Basílica de San Apolinar Nuevo, el Baptisterio Arriano, el Mausoleo de Teodorico y la Basílica de San Apolinar in Classe) son Patrimonio de la Humanidad y constituyen un grupo de monumentos que justifica por sí solo la visita.

Los aficionados a la literatura gustarán de visitar también la tumba de uno de los mejores escritores de todos los tiempos, Dante Alighieri.

8. Turín

Observing Turin Skyline

Uno de los principales centros económicos de Italia, y motor de su unificación en el siglo XIX, Turín es hoy una ciudad elegante y señorial, con cierto sabor centroeuropea, erizada de soberbios palacios e iglesias, pero también de modernos hoteles, tiendas y restaurantes.

Son visitas obligadas el Palacio Real y el Palacio Madama, la Catedral, del siglo XIV, la Puerta Palatina y, a pocos kilómetros, la Basílica de Superga, con impresionantes vistas.

9. Los lagos

Aunque muchos lagos adornan las estribaciones de los Alpes, dos son los que concentran los principales atractivos turísticos: el Lago de Como y el Lago de Garda.

Lake of Como

El Lago de Como se encuentra en Lombardía, entre las localidades de Como y Lecco, y se dice que sus paisajes forman el fondo del cuadro más famoso de la historia, la Mona Lisa. En las últimas décadas se ha convertido en destino favorito de grandes personalidades del cine, la música y la política, y en escenario habitual de grandes producciones de Hollywood (El ataque de los clones, Ocean’s Twelve, Casino Royale…)

Lake Garda

Por su parte, el Lago de Garda, muy cercano a Verona, es igualmente un destino impresionante punteado de encantadores pueblos y lujosos hoteles, con agua fresca y cristalina y montañas escarpadas. Dado su enorme tamaño, es mejor visitar algunos pueblecitos concretos, como Sirmione, Torbole, Malcesine o Limone Sul Garda.

10. Los Dolomitas

First Thing in the Morning

Los Dolomitas son una cordillera situada en el extremo nor-oriental de Italia, cerca de Trento y de la frontera con Austria. Se trata de unas montañas espectaculares, fotogénicas, y con numerosas posibilidades para el aficionado al senderismo y otros deportes de montaña, o para el que simplemente quiera acercarse a conocer paisajes alpinos de impresionante belleza.

Compartir "10 lugares para no perderse en el norte de Italia" via: