• View Large
    Famous Angkor Wat temple in sunrice, Cambodia.
  • View Large
    Caras del templo de Bayón. Angkor. Camboya
  • View Large
    Ancient Ta Prohm or Rajavihara Temple at Angkor, Siem Reap, Cambodia.
  • View Large
    Two monks meet and salute in a buddhist monastery, Asia
  • View Large
    Famous Angkor Wat temple complex in sunset, Cambodia.

Camboya es un precioso país situado en el corazón del Sudeste asiático, bordeado por Tailandia, Laos y Vietnam. Al igual que sus vecinos, tiene atractivos turísticos estimulantes y variados: playas paradisíacas en el sur, ciudades históricas que conservan zonas arqueológicas de valor incalculable, paisajes, naturaleza y ciudades enérgicas y modernas, como su capital, Phnom Penh, o Siem Reap.

Phnom Penh

Durante mucho tiempo ha sido Phnom Penh conocida como “la perla de Oriente”, por la elegancia de sus calles, su sofisticada cocina y su bien conservado encanto francés (la ciudad fue construida bajo administración francesa). Recomendable es visitar el Palacio Real y la Pagoda de Plata: ambos conservan auténticos tesoros budistas. También el Museo Nacional y, cómo no, sus abarrotadas calles y mercados.

Angkor

Los templos de Angkor son sin duda la atracción número uno de Camboya, y lo son por buenas razones. Representan la edad de oro de Camboya en lo cultural y en lo arquitectónico, y constituyen uno de los recintos arqueológicos más impresionantes del mundo. La visita es sencillamente obligada.

Siem Reap

Cada vez más de moda por sus hoteles de diseño, sus tiendas de calidad, sus spas, su vida nocturna y su variadísima oferta de entretenimiento, Siem Reap se ha convertido en una de las ciudades más visitas del país. No debe olvidarse la visita al espectacular mercado de Psar Chaa.

Y en las cercanías, la ciudad flotante de Kompong Khleang conserva todas las tradiciones de la vida rural camboyana.

Battambang y el Norte

Quien busque itinerarios menos recorridos y, en general, menos masificación, disfrutará de la visita a la segunda ciudad del país,Battambang, con sus templos de época Khmer, a las cercanas cuevas de Phnom Sampeau, y a las ruinas de Prasat Preah Vihear y de Sambor Prei Kuk, entre las mejores maravillas arqueológicas del país.

Las playas del sur

Sin duda, las playas son otra de las grandes atracciones del país, que en su región más sureña está repleto de bahías de color turquesa, playas de arena fina e islas de intensa vegetación que harán las delicias de todos. La ciudad de Sihanoukville es un buen lugar para empezar, y las islas de Koh Rong Samloem y Koh Ta Kiev son deliciosamente tranquilas y ofrecen tanto buceo como paseos por la jungla.

Camboya es un país más pequeño y compacto que sus vecinos, lo que hace la visita a sus principales destinos más fácil de organizar. La entrada en el país puede hacerse por la capital, Phnom Penh, o por Siem Reap. Esta última opción es preferible par organizar un itinerario que comience por esta ciudad y por las cercanas ruinas de Angkor, y prosiga en dirección sur hacia Phnon Penh (a unas 5 horas de carretera o 40 minutos de vuelo), incluso desviándose previamente a Battambang, y termine disfrutando de las playas sureñas.

Ideal para este recorrido es disponer de un par de semanas: así entre desplazamientos podremos parar en las pequeñas ciudades y pueblos que salpican el país. Pero si nos centramos en las tres grandes zonas citadas lo podemos rebajar a 10 días.

Tanto Siem Reap como Phnon Penh tienen buenas combinaciones aéreas con Bangkok y el resto de destinos del Sudeste asiático, por lo que combinar la visita a Camboya con otras a Tailandia o Laos es siempre buena idea.

Para entrar en el país se requiere pasaporte con una validez de seis meses y visado turístico, que se puede obtener a la entrada, tanto por vía terrestre como por vía aérea.

Las autoridades sanitarias recomiendan la vacunación contra el tétanos, encefalitis japonesa, hepatitis A y B, tifus y antirrábica.