Indonesia es, más que un país, un continente, un enorme archipiélago compuesto de más de 17.000 islas que reúnen lo mejor del Sudeste asiático: playas paradisíacas, románticos lagos, cataratas en medio de paisajes selváticos, misteriosos templos envueltos en paisajes espectaculares, todo un rosario de etnias y culturas que conservan un riquísimo folklore… El abanico de opciones para cualquier viajero es simplemente inagotable en las islas de Java, Bali, Sumatra o Borneo.

Java

Java es la principal de las islas indonesias. Aunque no tiene las playas de Bali ni las junglas de Borneo, es el corazón del país y bien que se nota: más de 120 millones de habitantes convierten en esta estrecha y alargada franja de tierra en un destino vibrante y en una de las economías más dinámicas del mundo. La capital, Jakarta, es una gigantesca metrópoli que sólo atrapará a los más urbanizas y a los fanáticos de las compras, si bien el resto cela isla tiene mucho que ofrecer: el Monte Bromo, el gran volcán dentro del Parque Nacional Bromo Tengger Semeru; Pangandaran, donde se sitúan algunas de las mejores playas de la isla; los templos budistas de Borobudur o los hindúes de Prambanan, ambos en las cercanías de la muy atractiva Yogyakarta.

Bali

La pequeña isla de Bali, entre Lombok y Java, es un lugar idílico y se ha convertido por buenas razones en el destino número uno del país. Contiene volcanes se alzan sobre densas y espectaculares junglas tropicales, impresionante gargantas fluviales cultivadas por terrazas de arroz que dibujan paisajes fascinantes, y a lo largo de todo su perímetro, interminables playas paradisíacas.

Además de la naturaleza, en Bali se ha conservado en extenso legado histórico en forma de templos y palacios, al que hay que sumar el variopinto patrimonio artístico, musical y artesano de las culturales locales.

No hay que irse sin visitar Lovina y su templo de Brahma Vihara Arama; el parque nacional de Bali Barat, perfecto para pasear y descubrir la variada flora y fauna de la isla; Ubud, su centro cultural y espiritual; Nusa Dua, zona de playas y resorts, y las playas de Jimbaran y Seminyak, esta última rodeada de tiendas de lujo y restaurante con estrellas Michelín.

Lombok

Junto a Bali, la isla de Lombok está también compuesta por paisajes de arrozales, colinas verdes y largas playas de arena blanca. Es también un destino ideal para las vacaciones, con la playa de Senggigi como destino principal. Los amantes de la naturaleza encontrarán en el volcán Rinjani, al norte de la isla, un lugar para no perderse, que ofrece excelentes paisajes y fantásticos recorridos de senderismo.

Sumatra

La isla más occidental del archipiélago, vecina de Malasia, es el destino ideal para los que buscan aventura y diversidad. Sus grandes atractivos son el lago Toba, el mayor lago de origen volcánico del mundo, adornado por los picos de los aún activos Sinabung y Sibayak; el Gunung Leuser National Park, donde todos acuden a ver a los orangutanes en medio de una densa jungla; y la pequeña isla de Samosir, el verdadero tesoro escondido de Sumatra.

Borneo

La isla de Borneo, al norte de Java y Bali y cuyo territorio se reparten Malasia e Indonesia, es otro destino ideal para los aficionados a la aventura y al turismo más humano. Como Sumatra, visitar la jungla para ver a los orangutanes en libertad en uno de los principales atractivos, pero también lo es visitar la romántica ciudad de Banjarmasin, una preciosa ciudad de canales y mercados flotantes. En el interior perviven algunas de las culturas más antiguas y tradicionales de Indonesia.

Al organizar un viaje a Indonesia es importante ser selectivo, pues este es un país, como decíamos al principio, compuesto de diversas islas que conforman un auténtico archipiélago continental. Los destinos principales están en las islas de Java, Bali y Lombok, que se pueden recorrer en un espacio de dos o tres semanas. No obstante, es más recomendable centrarse en Java, por un lado, o bien en las más pequeñas Bali y Lombok. Estas últimas son un destino fantástico para relajarse en sus preciosas playas y hacer diversas excursiones a los templos, palacios y parques naturales que las adornan.

Las opciones de Sumatra y Borneo son igualmente atractivas, pero las distancias no recomiendan sumarlas al mismo viaje: es mejor planear un viaje únicamente a estos destinos y dedicarles una o dos semanas.

Por cercanía geográfica, tanto Malasia como Singapur o, incluso, Tailandia son destinos que podemos añadir si buscamos un viaje más largo.

Para entrar en Indonesia es preciso presentar un pasaporte con más de 6 meses de validez y con una página en blanco sin sello alguno por cada entrada que se vaya a hacer en el país.

Los ciudadanos españoles necesitan visado para entrar y permanecer en Indonesia. El visado para estancias inferiores a 30 días (visado de turismo) se obtiene en frontera, en el aeropuerto. Es el denominado “Visa on arrival”.

No hay vacunas obligatorias, pero se recomiendan las de Hepatitis B y tifus.