Nueva Zelanda

Asia y Pacífico

Este país vecino de Australia y en las antípodas de Europa aparece cada año en la lista de favoritos de los viajeros de medio mundo. La razón seguramente tenga algo que ver su espectacular cantidad de paisajes únicos: acantilados, playas, bosques, montañas, glaciares, géiseres, aguas termales y volcanes. El reciente rodaje de la trilogía de El Señor de los Anillos no ha hecho más que subrayar sus impresionantes bellezas.

Pero Nueva Zelanda ofrece mucho más que esplendor natural. Resulta enormemente atractiva la visita a Wellington, su capital, a la “ciudad jardín” de Christchurch, la ciudad universitaria de Dunedin y, sobre todo, a la multicultural y moderna Auckland, su ciudad más poblada y activa.

Auckland

Un cuarto de la población total del país vive en Auckland, su verdadera capital económica. La ciudad está llena de elegantes tiendas, restaurantes de moda e innovadores bares y cafés. Su oferta cultural y deportiva es inagotable, y en sus museos puede verse la mejor colección de objetos y tesoros de las culturas maoríes. A muy poca distancia hay atractivos viñedos y fabulosas playas, como Piha y Karekare.

La Bahía de las Islas y el extremo norte

Al norte del país está la conocida Bay of Islands, un idílico espacio que resulta perfecto realizar cualquier actividad relacionada con los mares. También es el núcleo colonial del país, donde los colonos británicos convirtieron a los primeros maoríes. Quien quiera ahondar en esa historia no debe perderse la visita Kerikeri, a la ciudad de Russell y o al sacrosanto Waitangi Treaty Grounds.

Rotorua

En la orilla del lago que lleva su mismo nombre, la ciudad de Rotorua es destino obligado de la Isla Norte y base perfecta para descubrir las maravillas naturales del país. Es el corazón de la cultura maorí: nadie debería irse sin conocer esta maravillosa cultura y su arquitectura, arte, canciones y bailes. Rotorua es también un destino soñado para los amantes de las aguas termales, y desde aquí pueden partir excursiones al Parque Nacional Tongariro, donde Peter Jackson situó la tierra de Mordor y el Monte del Destino.

Wellington

Wellington es la capital política y cultural del país. Su pequeño tamaño y el hecho de estar rodeada de naturaleza la hacen una capital especialmente cómoda, tranquila y paseable. Además, su oferta cultural es variadísima, y la cantidad de excursiones que ofrece es inabarcable: desde aquí parten numerosas “rutas de la Tierra Media”, visitas a viñedos y a los preciosos pueblecitos costeros que la rodean. Además es un buen lugar para planificar una visita a la Isla Sur.

Isla Sur

La Isla Sur es un continuo espectáculo natural. Partida en dos por los Alpes del Sur, es un verdadero campo abierto para e turismo de aventura y naturaleza. Especialmente recomendables son las cumbres del Cook National Park, el fabuloso lago Te Anau, los glaciares del Nelson Lake National Park y las encantadoras ciudades de Dunedin y Christchurch.

Partiendo de Auckland, puerto de entrada más habitual al país, se puede organizar un viaje de una semana que incluya visita a la Bahía de las Islas en el Norte o Rotorua y el centro volcánico de la Isla Norte. Otra opción es, partiendo de Wellington o Christchurch, explorar las bellezas naturales de la Isla Sur.
Para un tour completo del país harán falta un mínimo de dos semanas: suficiente para no dejarse ninguna de las grandes atracciones.

Los ciudadanos de la Unión Europea no necesitan ningún visado especial para entrar en el país si su estancia es inferior a tres meses. Sólo es necesario un pasaporte en vigor.