Perú es un destino tremendamente atractivo por su variedad, por sus atractivos naturales, artísticos e históricos, y sobre todo porque ofrece algunos paisajes y las ruinas arqueológicas únicas en el mundo. Machu Picchu, los impresionantes paisajes andinos del lago Titicaca, preciosas ciudades como Trujillo, Arequipa, una urbe llena de vida y cultura como Lima, zonas llenas de misterio como las líneas de Nazca…

Lima

Todo viaje por Perú suele iniciarse en Lima, su capital y principal punto de entrada. Es un gran metrópoli que tiene mucho que ofrecer en lo patrimonial y lo gastronómico, así que conviene dedicarle unos días y no perderse la Plaza de Armas, la Catedral, San Pedro, San Francisco y sus impresionantes museos de arte precolombino y colonial.

Machu Picchu y el Camino Inca

No hay viaje a Perú que pueda considerarse completo si no se visitan los grandes lugares de la cultura inca, y por encima de todos las fabulosas ruinas deMachu Picchu. También Pisac, Sacsayhuamán, Ollantaytambo, Sayacmarka y Wiñay Wayna, la mayoría de ellos accesibles únicamente a pie a través del Camino Inca.

Arequipa

La ciudad de Arequipa, conocida como la “ciudad blanca”, lugar de nacimiento del Premio Nobel Vargas Llosa, cuenta con un centro histórico reconocido como Patrimonio de la Humanidad por su hermosa arquitectura colonial de sillar blanco. No hay que perderse sus iglesias, palacios y monasterios, especialmente el de Santa Catalina.

En los alrededores, hermosos paisajes de campiña erizados de pueblos blancos conforman el Valle del Colca, área de enorme valor paisajístico, de cumbres nevadas y numerosas posibilidades para el turismo de aventura y el conocimiento de culturas vivas.

Puno y el Lago Titicaca

Junto a Cuzco y Arequipa, la zona de Puno y el Lago Titicaca conforma el llamado “Triángulo dorado” del Perú, uno de los circuitos más concurridos por los viajeros. Está zona, en plenos Andes, cuenta con maravillosos paisajes y es un auténtico hervidero cultural: Puno se considera la capital folklórica del país y en las cercanías habita el mítico pueblo aymara y la cultura tiahuanaco.

Las líneas de Nazca

En las arenas del desierto peruano hay un lugar lleno de misterio: inmensas figuras y líneas de increíble perfección dibujadas en el suelo conforman un paisaje único en el mundo, trabajo de una civilización muy antigua y declarado Patrimonio de la Humanidad. En las cercanías hay numerosos yacimientos arqueológicos de enorme interés.

Trujillo y Chan Chan

Trujillo
, la capital de la primavera, es una encantadora ciudad colonial, y muy cercana tiene a Chan Chan, la capital de la nación chimú.
Patrimonio de la Humanidad, esta zona está repleta de yacimientos arqueológicos y es un excelente destino para los amantes de la historia.

Teniendo en cuenta que Perú es un país extenso y montañoso, y que sus principales atractivos están en zonas muy alejadas, cualquier circuito por el país que quiera ver, al menos, Lima y la zona inca del Cuzco, tendrá que incluir un vuelo doméstico como mínimo.

El circuito más aconsejable, de unas dos semanas de duración, nos llevaría a pasar unos días en Lima y poner rumbo sur, en avión, hacia Arequipa, para ver la ciudad y sus cercanía y posteriormente volver a volar rumbo a Cuzco para hacer el Camino Inca. Un último vuelo de vuelta a Lima cerraría el viaje.

Añadir a este itinerario básico la visita a las líneas de Nazca, al sur de Lima, y a la zona de Puno y el Titicaca es muy recomendable, pero nos llevaría a alargar el viaje, idealmente, una semana más. Lo mismo si quisiéramos visitar Trujillo o la zona de Ayacucho.

No se exige visado a los titulares de pasaporte ordinario si el objeto del viaje es turismo hasta 183 días (sin prórroga posible).

Se recomienda la vacuna contra la fiebre amarilla si se prevé visitar zonas de la selva. Es también recomendable estar vacunado contra la fiebre tifoidea, el tétanos, la polio y la hepatitis A y B.