• View Large
    La Digue beach at Seychelles
  • View Large
    Beach Source d’Argent at Seychelles
  • View Large
    Big Seychelles turtle eat.La Vanille Reserve park.Mauritius…
  • View Large
    beach in sunset time on Mahe island in Seychelles
  • View Large
    Aerial view of Eden island, Mahe, Seychelles

Las Seychelles son un archipiélago compuesto de 115 islas esparcidas por el Océano Índico, frente a la costa africana. Sus playas son, qué duda cabe, la gran atracción, y es que son playas realmente magníficas, con cintas de arena blanca bañadas por aguas color de color turquesa y adornadas por colinas exuberantes y grandes rocas. Y, además, sin multitudes.

Teniendo esto en cuenta no es sorprendente que las Seychelles se hayan convertido en uno de los destinos favoritos para lunas de miel. Pero hay mucho más. Son también un excelente destino para el ecoturismo y un paraíso para los avisadores de aves y tortugas gigantes en su hábitat natural. Y, tierra adentro, cuenta con todo tipo de actividades de aventura en la selva, además de una excelente gastronomía.

Praslin

La segunda isla más grande del archipiélago, Praslin es también uno de sus grandes atractivos. Muy interesante una vez allí es visitar el Vallée de Mai, parque natural Patrimonio de la Humanidad. Tiene un criadero de ostras donde se cultivan las célebres perlas negras. Aunque nuestro presupuesto no nos permita comprarlas, es muy recomendable acercarse para conocer todo el proceso. Anse Lazio es la playa más fascinante de Praslin, y su belleza empieza desde antes de llegar, con el recorrido costero que nos acerca hasta ella. Y es que, además de su belleza natural, está rodeada de pintorescas aldeas donde podremos conocer a las culturas locales.

Le Digue

En la isla de La Digue se encuentra la playa de Anse Source d’Argent, para muchos no sólo una de las más bonitas de Seychelles, sino del mundo. La Digue es una isla prácticamente sin carreteras donde todo el mundo se mueve en bicicleta y la sensación de libertad y descanso es total. Recomendable es también visitar sus plantaciones de vainilla, conocer sus mansiones antiguas y subir a la montaña de Belle Vue, con unas vistas inolvidables.

Mahé

En la isla de Mahé se encuentra la capital del país, Victoria, que es a su vez una de las capitales nacionales más pequeñas del mundo. Aquí se puede visitar la Torre del rejo, la sede de los juzgados, la oficina de correos, el Jardín botánico, el Museo de historia natural y el mercado. Desde la propia ciudad se puede hacer el camino hacia el Parque del Morne, un recorrido de lleno de bosques y plantaciones con infinidad de plantas tropicales que son muy difíciles de encontrar en otros lugares.

Silhouette

En Silhouette encontraremos un ejemplo magnífica de selva tropical y un lugar fabuloso para el descanso: aquí no hay calles ni caminos y sí muchas montañas y un volcán extinguido, además de excelentes rincones naturales y playas. La mansión Dauban y el mausoleo que guardan los restos de esta familia de productores es una visita recomendable entre el descanso.

Atolón Aldabra

En el Atolón Aldabra, Patrimonio de la Humanidad, habitan las famosas tortugas gigantes terrestres. Está formado por cuatro islas prácticamente vírgenes que contiene, además de las tortugas, uno de los arrecifes de coral más atractivos del mundo. Los aficionados a la naturaleza encontrarán aquí un paraíso, pero la distancia a la isla de Mahe, que es de 1100 kilómetros, hace que los desplazamientos sean bastante costosos.

Las distancias entre las principales islas de Seychelles –Mahé, Praslin, Le Digue y Silhouette– no son demasiado grandes y es posible pasar de una a otra en barco en desplazamientos cortos –entre Mahé y Praslin, de unas tres horas–. Queda por lo tanto a gusto de cada uno permanecer en una única islas o visitarlas todas. Cosa distinta es visitar el Atolón Aldabra, una viaje mucho mayor: lo más recomendable para visitarlo es contratar un crucero desde Mahé, con el que además podremos deleitarnos con los grandes paisajes del Océano Índico.

Mahé es la isla más grande y la que cuenta con una oferta más variada, si bien las islas más espectaculares están en Praslin y Le Digue, que a su vez están muy cerca la una de la otra.

Para la entrada en Seychelles es necesario estar en posesión de un pasaporte válido. No es necesario visado, aunque sí hace falta aportar en el control de fronteras del aeropuerto prueba de alojamiento o de medios suficientes para sufragar la estancia en el país y billete de retorno o de continuación del viaje