Un día en Washington

Un día en Washington

Cuando organizamos un viaje a Nueva York, muchos de nuestros clientes nos preguntan acerca de la posibilidad de visitar Washington aprovechando la cercanía. Si disponeis de dias suficientes en la Gran Manzana como para dedicar uno a salir de ella, esa es una muy buena idea.

Podemos hacer la visita de un día de Washington de diferentes formas:

  • Visita organizara y guiada, en grupo con otros pasajeros. Es una visita de día completo. El traslado hasta Washington se hace en autobús y se tarda casi 5 horas por trayecto. El precio de la visita con el transporte ronda los 140 euros por persona.
  • Visita por libre: Washington es una ciudad muy manejable ya que la mayoría de los atractivos turísticos se encuentran a una distancia cómoda para recorrerlos caminando. Podemos llegar tanto en bus como en tren.

Quienes busquen una opción más económica pueden optar por ir en autobús (unos 50 dólares ida y vuelta) aunque sea algo más incómodo por la duración del viaje. Lo que más recomendamos es reservar con tiempo un billete de tren desde Penn Station (NYC) hasta Union Station (WAS) que podemos conseguir dependiendo de la disponibilidad, desde 90 dólares ida y vuelta. El viaje dura algo más de 3 horas, y los trenes son bastante cómodos. Incluso la mayoría dispone de WIFI durante el viaje. Se puede reservar en la página de trenes de EEUU: http://espanol.amtrak.com/amtrak/enes/24/_www_amtrak_com/home

En este artículo nos vamos a centrar en la opción de conocer la ciudad por libre.

Una vez en Washington, tomaremos como punto de inicio del dia Union Station. Nada más salir de la estación, podemos dirigirnos hacia la Avenida Delaware, y al caminar apenas 500 metros nos encontraremos con nuestra primera parada: el Capitolio.

El Capitolio alberga las dos cámaras del congreso de los EEUU. Desde la plaza que hay delante se aprecia el imponente edificio. En la misma plaza también están los edificios de la Biblioteca del Congreso y las Cortes Supremas.
Se realizan visitas guiadas sin coste. Sólo hay que solicitar la reserva en el horario que haya disponible.

Capitolio. Una pena que lo estuviesen remodelando

Capitolio. Una pena que lo estuviesen remodelando

En los alrededores también se encuentra el Museo del Aire y el Espacio. Podemos visitarlo a la vuelta si nos sobra tiempo antes de regresar a la estación. Es bastante recomendable. Está abierto hasta las 17.30 (en verano hasta las 19.00 horas)

Tras conocer el Capitolio, retomamos el camino dirección al Obelisco, atravesando el Mall, un enorme jardín rectangular, lleno de ardillas, gente haciendo footing, montando en bicicleta, descansando,…y flanqueada por el complejo de museos del Smithsonian Institute (gratuitos), y en cuyo extremo opuesto se encuentra el monumento a Lincoln. En el centro está el gran Obelisco en homenaje a George Washington, y perpendicular a éste, la Casa Blanca.

Obelisco

El Obelisco (Monumento a Washington), una estructura de mármol con una altura de 184 m con forma cuadrada, y en su interior hay un ascensor para poder ver toda la ciudad desde las alturas. Está rodeado de banderas, una por cada uno de los estados que forman los Estados Unidos. Y a su vez, de una impresionante explanada de césped.

Si nos entra hambre, podemos comprar perritos calientes en alguno de los kioscos que encontraremos en las calles cercanas al Mall.

Continuando, llegamos al Monumento a Lincoln, otro imprescindible en este viaje. La entrada es gratuita como casi todo en Washington.

Monumento a Lincoln

Desde el Monumento a Lincoln, y dando un paseo de unos 15-20 minutos (cruzando el puente sobre el Rio Pontiac) podremos llegar al famosísimo Cementerio de Arlington. De gran extensión es sin duda uno de los lugares más sagrados del país y a pesar de haberlo visto en infinidad de películas y series de TV, en directo impresiona.

Una enorme paz y respeto se respira en él. Yacen en este lugar multitud de héroes nacionales, desde soldados hasta altos cargos militares, e incluso el presidente J. F. Kennedy, junto al que enterraron a su esposa y su hijo.

 

Cementerio de Arlington
Es posible conocer de cerca el Pentágono, del que obtendremos una perfecta vista desde el Cementerio.

Se encuentra a una parada de metro.

Tras la visita al Cementerio, podemos tomar el metro en la parada a la salida del mismo. La línea azul nos lleva hasta Farragut West Station, donde nos bajamos para conocer otro de los platos fuertes de este dia: La Casa Blanca.

Salimos del metro y tomamos 17th Street NW hasta la avenida Pennsylvania, calle cuya única vivienda es la Casa Blanca, en el número 1600.
La Casa Blanca

La Casa Blanca es la residencia oficial del Presidente de Estados Unidos. Es posible visitarla, pero es necesario gestionarlo a través de un Miembro del Congreso.
Lo más difícil en este lugar es conseguir una foto sin que en ella salgan más turistas. Es uno de los monumentos más visitados del mundo.
Frente a ella, siempre nos encontramos con manifestantes que acampan durante meses o años, para protestar por guerras, bombas nucleares u otras injusticias.

departamento del tesoroEn los alrededores podremos encontrar el Bank of America o el Departamento del Tesoro.

Si hemos venido a Washington sólo para pasar el dia, poco más nos quedará por ver, y si ya se acerca la hora de regreso, y aún nos quedan fuerzas, podemos caminar hasta la estación (unos 45 minutos) o tomar el metro en Farragut West (línea azul y unir con línea roja) o en Metro Center Station (línea Roja). Cerca de la estación tenemos Chinatown. Podemos visitarlo si aún nos sobra tiempo.

Lo que mayoritariamente se suele hacer es hacer Washington de ida y vuelta en el mismo dia, pero si disponemos de tiempo suficiente en Nueva York y nos apetece, podemos hacer noche, cenar en uno de sus estupendos restaurantes, y conocer al dia siguiente, otras zonas de la ciudad.

Para más recomendaciones sobre Washington, escríbenos a info@planningtravel.es

Compartir "Un día en Washington" via:

No hay comentarios aún.

Deja un comentario