M A L L O R C A

 

Cuando conoces Mallorca, te sobran razones para querer volver. Sus atardeceres, calas perdidas, rincones idílicos, rutas en bici, los mejores chiringuitos, gastronomía sorprendente, el mejor embutido local y sus auténticas ensaimadas.

Mallorca no es sólo para julio y agosto, sino también (e incluso más) para el resto del año. Cuando el verano acaba, deja de ser un destino de verano para convertirse en una ciudad auténtica y cosmopolita con muchos secretos que descubrir.

selective focus photography of concrete house near blue water

white sailboat on sea during daytime

body of water during sunset

curtain hanging on rod in front of door

people on body of water during daytime

 

Palma es mucho más que una ciudad de vacaciones, es un estilo de vida. Gracias a una comunidad mixta de inmigrantes del norte de Europa y mallorquines inquietos pero amantes de sus tradiciones mediterráneas, la ciudad se mantiene viva e interesante cuando el verano acaba y recupera su auténtico carácter.

Barberías excéntricas, tiendas de moda con una variedad de marcas que dejarían boquiabierto a cualquiera, etc, confirman que la ciudad tiene mucho más que ofrecer que su proximidad a la playa.

Te llevamos a una de las islas más bonitas de España!

Compártelo:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies