M E N O R C A 

 

La isla más tranquila del Mediterráneo guarda todavía rincones ocultos, calas de película y lugares para desear que sea verano todo el año. Es poner los pies en Menorca y saber que estás en el paraíso. Menorca es calma desde el minuto uno y melancolía desde el minuto en que te marchas, porque ya vas a desear volver.

Ciudadela es la popular de Menorca en San Juan, mientras Mahón, en la lejanía de sus 45 kilómetros de diferencia, lo será cerrando la temporada estival en septiembre con el último jaleo. O eso piensan los que vienen de fuera, porque los menorquines saben que sus mejores rincones resultan todavía casi inhóspitos.

white boats on body of water during daytime

Encuentra la tranquilidad en cala Algaiarens, situada al norte de la isla y, muy cerca de Ciutadella. También en el Camí de Cavalls, al norte, aparece Cala Morell, no es la mejor si lo que quieres es bañarte, pero merece la pena por su paisaje rocoso y porque aquí se encuentra la única Necrópolis talayótica de las Baleares con hasta 14 cuevas excavadas en la roca.

Menorca no es igual si no descubres su Camí de Cavalls. No hay una experiencia que represente mejor a la isla. Esta ruta que se puede hacer a pie, en bicicleta y hasta en caballo, se remonta a tiempos antiquísimos, concretamente al reinado de Jaume II.

Junto con el Camí de Cavalls otra de las grandes rutas de Menorca es la de coronar el Monte Toro en Mahón. No hay nada como contemplar la isla desde su punto más alto. En el Monte Toro, a 358 metros de altura, encontrarás las mejores vistas de Menorca y con suerte, si el tiempo lo permite, podrás ver hasta Mallorca. Aquí además, se encuentra el Santuario de la Virgen de Monte Toro, construido en el siglo XVII sobre una iglesia gótica. Quizá sea el momento de parar y tomar algo en su cafetería para disfrutar de las vistas.

white and brown concrete building during daytime

La isla cuenta con algunos de los más bonitos de las Baleares. Ponte en ruta y empieza por el mítico Faro de Favàritx, con rayas blancas y negras, es el guardián en los acantilados de la costa este de Menorca y el último faro construido en la isla en 1922. Lo encontrarás en S’Albufera des Grau, el parque más grande la Reserva de la Biosfera.

Mítico donde los haya, es el Faro de Cavalleria, situado en Es Mercadal, al norte de Menorca. Su luz es perfectamente visible a 22 millas náuticas y está siempre abierto al público. Tiene un Centro de Interpretación y un bar para ver las puestas de sol.

El Faro Sa Farola es el siguiente faro si seguimos en ruta por el extremo oeste de Menorca. También se le conoce como faro de Ciutadella y es de fácil acceso por el Camí de Cavalls, de hecho forma parte de la ruta.

El Faro de Artrutx es el siguiente en el suroeste de isla y uno de los más antiguos datado de 1858. Es patrimonio histórico de Menorca desde 2005 y lo encontarás en la urbanización de cabo de Artrutx.

Acabamos la ruta en el sur, concretamente en la isla del Aire, un pequeño islote deshabitado en Sant Lluís. El Faro de la isla del Aire es el más alto de Menorca con 38 m de altura y solo se puede acceder hasta él en barca.

white concrete lighthouse under blue skies

Además, Menorca también es gastronomía. La caldereta es el símbolo gastronómico de Menorca, no lo vamos a negar, pero hay muchos otros platos y productos denominación de origen que merecen la pena en este viaje. ¿Has probado alguna vez sus carquinyols? Es un dulce tradicional hecho con pasta de almendras que se sirve como postre. Tampoco puedes perderte las ensaimadas, los quesos de Mahón, los panecillos con sobrasada, los flaons (empanadillas rellenas de queso o mató), las coques con sofritos, carnes o pescados y, uno de sus platos estrella, la langosta roja con huevos fritos.

 

Te llevamos a Menorca!

Compártelo:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies